BAJANDO DEL VAGÓN

     Esta mañana veía bajarse a la gente del vagón del tren y trataba de "espiar" como habían sido sus mañanas.
Como hoy es domingo la gente, en general, se había arreglado un poquitín más y era muy curioso fijarse un poquito más:Había una señora de unos sesenta años, con falda verde, camisa blanca y chaqueta también verde completando el conjunto, que debía de haberse levantado temprano para hacer el desayuno a su marido y quizá a algún hijo; después, mientras el marido se duchó ella le planchó la camisa de rayas y los pantalones que él se iba a poner; ella se duchó y el hombre se vistió y salió a la calle para comprar el periódico…ella tenía un ratito para estar sola, probablemente uno de los pocos en la semana, y se dedicó un ratillo para maquillarse, también de verde con un poco de exceso, se puso gotitas de perfume, y se fue con su marido a comprar unos pasteles para después coger el tren y quizá irse a comer con alguien de la familia…
     También salio otra mujer sola, con tacones de vértigo para pasear por la ciudad, parecía que habia dedicado todo lo que llevaba de mañana a arreglarse, lo parecía tanto que me pregunté si habría desayunado…
     Detrás de ella salió una familia, dos niños y el matrimonio, sin prisas, el padre le iba explicando al hijo mayor que iban a ver el Monumento a las víctimas del 11M y el niño preguntaba que significaba "víctima" y "11M", "¡tántas cosas hijo!", le respondió este mientras yo perdía la conversación…
     …y por último vi salir a un hombre mayor, supongo que jubilado, con una ramita de hierba en la boca,que sin dejarme imaginar cruzó conmigo su mirada, él también iba observandolo todo y creo que me siguió el juego…¿me imaginó a mi levantandome aquella mañana?: preparando el café en la cocina, dándole un beso a mi novio, desayunando en el salón y después, viéndonos salir de casa con prisa.
     ¡Cuántas historias cotidianas tan iguales pero tan distintas!Cada uno viaja con a suya de acá para allá y dejamos que los que imaginan llenen nuestro mundo sin que lo sepamos en un intercambio "vacío" en el que ganamos y perdemos continuamente…esto sí es lo mejor de viajar en transporte público…cruzarse cada día con tanta gente que no conocemos, sentarse junto a ellos, escuchar algunos retazos de sus conversaciones por el móvil, convivir lo mejor que se puede y observar, ver lo que hay detrás de cada mirada, adivinar que hay detrás de su brillo y que les hace brillar y si no somos capaces…¡nos lo inventamos!.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s