MORIR LIBREMENTE

     En los últimos días se ha reabierto el debate sobre la eutanasia porque en Francia el pasado miércoles, ha fallecido una maestra, Chantal Sébire, después de que la Justicia francesa le denegase su derecho a lo que ella creía que era morir dignamente. Esta mujer padecía un cáncer que había desarrollado en su rostro tumores que le impedían ver, llevar una vida normal y lo más importante, le provocaban serios dolores. Además, una sentencia el pasado mes de enero determinó que los médicos de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés practicaron correctamente las sedaciones a los pacientes en estado terminal.

      El arzobispo emérito de Pamplona volvió a ocupar el centro de la polémica con el Sermón de las Siete Palabras que pronunció el pasado viernes en Valladolid. Fernando Sebastián disparó durante 80 minutos mensajes contra la eutanasia, los cuidados paliativos y el laicismo.

     El prelado aseguró que los cristianos se deben enfrentar a la muerte asumiendo el dolor sin miedo, confiando en Dios. Puso el ejemplo de Jesucristo, que “no tuvo cuidados paliativos” y sí una muerte “absolutamente digna”. Sebastián lamentó que “algunos” confundan la dignidad de la muerte con el miedo al dolor. En su sermón obvió que Jesús no estaba enfermo, sino condenado a muerte. Y que en el año 33 no existían los cuidados paliativos.      

     El sermón provocó la indignación de destacados teólogos. Juan José Tamayo lo tachó de “antievangélico”. A su juicio, las declaraciones de Sebastián “revelan la actitud integrista de la Iglesia católica, que no tiene ninguna sensibilidad”.

     El presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, Xavier Gómez, recordó que “los paliativos alivian el sufrimiento y mejoran la calidad de vida del paciente y sus familiares”. Gómez expresó que “la dignidad es algo personal” y dijo no comprender “que se niegue la posibilidad de paliativos”. Desde la Asociación Derecho a Morir Dignamente, su presidente, Salvador Pániker, tachó el sermón de “grotesco y anacrónico”, y aseguró que va en contra de la actuación de Jesús, que curaba a los enfermos.     

     El arzobispo, confundió en su sermón cuidados paliativos con eutanasia, como los grupos ultracatólicos que lideraron la campaña contra los médicos del Severo Ochoa.LOS CUIDADOS PALIATIVOS NO PROVOCAN LA MUERTE, SÓLO EVITAN QUE SEA DOLOROSA CUANDO ÉSTA SEA INEVITABLE E INMINENETE.

     Esta noticia puede leerse en el periódico "PUBLICO" de ayer. Incluso tienen una página de opinión ¿ES LÍCITO RELACIONAR PALIATIVOS Y EUTANASIA? www.publico.es/061911

     Yo he vivido todas estas noticias con una experiencia en primera persona. Mi abuelo tiene un cáncer terminal, que le impide hacer una vida normal, incluso diría que vivir, ya sabemos que no tiene más tratamientos posibles porque la quimio no ha podido hacer nada y los médicos descartan cualquier operación, lo único que se puede hacer por él, es mermar el dolor. Mi abuelo, no tiene miedo al dolor, como dice este arzobispo emérito, lo lleva con él día y noche, mi abuelo no quiere compasión ni más cuidados, mi abuelo quiere morir, pero no podemos hacer nada cuando nos dice que le pongan una inyección, sólo podemos pensar que ojalá pudiesen hacerlo.

     Cuando estás en una habitación en un Hospital, junto a un enfermo que siente dolor a pesar de parches de morfina y calmantes, cuando éste no para de quejarse y uno a su lado no puede hacer nada y encima escuchas todo esto del arzobispo, de Chantal y el caso de sedaciones en Leganés dan ganas de gritar y pedir silencio a todas las voces.

     Cada uno de nosotros deberíamos de ser libres para pensar y para actuar, para vivir y para morir, y ni leyes, ni médicos, ni curas, ni religiones, deberían de lanzar máximas a nuestro lado para que tomemos una decisión o la contraria. Es muy duro sentir esta impotencia al lado de un ser al que se quiere tanto y oir ciertas cosas. Me gustaría ver a este arzobispo sintiendo la mitad de dolor que siente mi abuelo, a ver entonces cual es su opinion…¿qué paso con Juan Pablo II? ¿no fue atendido con todos los cuidados necesarios a la hora de morir? Si uno es cristiano y decide morir que le dejen hacerlo, y si uno, no lo es, que no juzguen porque no están para eso, que no intenten meterse en nuestra cabeza y que vivan y dejen vivir… o morir, según se quiera. 

¿NO OS PARECE LA MEJOR SOLUCIÓN?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s